Monday, January 07, 2008
Cómo supe que era Leonora

 

 

¿Qué sientes
cuando las olas del miedo te arrastran

a nada,
porque tienes miedo?

 

Soñé con alguien que no conocía, cabello rojo ligeramente ondulado, ojos verdes, vestido a rayas verdes horizontales, viéndome con ojos de fascinación recorrer un lugar que no conozco. La veo, me sonríe y me toma de la mano.

 

-¿Cómo te llamas?

-Leonora. ¿Tú?

 

Le dije mi nombre y me di cuenta de que seguía tomando mi mano y me llevaba a no-sé-dónde, pero confiaba en ella, me hacía reír y era todo lo que un niño de doce años puede soñar. No la conocía, pero sabía que podía confiar en ella. Luego desapareció y tuve que caminar solo por un tiempo deseando que apareciera.

 

Cuando la vi de nuevo me preguntó si la extrañé. Que sí, mucho.

 

-Yo también te extrañé. Por eso vine. Pero me tienes miedo

 

                                   Acariciando mi mano.

           

            Y sabes quién soy, pero aun así te lo preguntas.

 

Me besó en la mejilla. Uno de esos besos en la mejilla que causan una especie agradable de escalofríos.

 

-Estás dormido. Pero búscame cuando despiertes. Te juro que valdrá la pena.

 

Al despertar lo supe. Tomé el teléfono.

 

-Hola.

-Hola. ¿Qué pasa?

-Nada, ¿estabas dormida?

-Sí, pero ya no.

-Perdón.

-No te preocupes. ¿Qué pasó?

-Es que acabo de soñar contigo y me dijiste que te buscara al despertar. Pero eras diferente, era como si te gustara o algo así y en el sueño no te conocía hasta que hablábamos. También me dijiste que te tengo miedo y que me pregunto quién eres, a pesar de que lo sé. Y me tomabas de la mano y me besaste en la mejilla.

-Pues no está tan errado el sueño.

-Y me dijiste que te buscara al despertar.

-Qué raro.

-¿Qué?

-Acabo de recordar lo que estaba soñando. Soñé que te conocía… y me portaba así, porque me gustas mucho. Digo, en el sueño.

-¿Solo en el sueño?

-Sí.

-Ah, bueno.

-Qué tonto eres.

-Entonces no es solo en el sueño.

-¿Qué no se me nota?

-Pues no.

-Tonto.

-Tonta.

-Pues somos un par de tontos, que bien que se quieren y no hacen nada.
-Pues sí.

-Pues sí.

-Pues podríamos hacer algo. Digo, si quieres.

-Sí quiero.

-Entonces tengo que verte.

-Tonto, son las cuatro de la mañana.

-Espera a que amanezca. Te juro que valdrá la pena.

-Te espero, no me hace daño esperar un rato más.

Posted at 11:03 pm by abrazodeloso

 

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments




Previous Entry Home Next Entry

 

Powered by TagBoard Message Board
Name

URL or Email

Messages(smilies)

abrazodeloso
November 3rd
Male
Mexico

<< January 2008 >>
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
 01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Abstengase usted de usar acentos en la tagboard. Atte. La administración



Links:
Blog de Marco. Simplemente un genial centro de relatos donde se puede perder lo real y lo ficticio sin realmente
preocuparse por esto.

Blog de la Escenosa, el vivo retrato de lo que pasa por la mente de la juventud de la escena. Un sociologo estaria fascinado.

If you want to be updated on this weblog Enter your email here:



rss feed